¡Ahora que sí nos ven!, el grito del 8M en Morelia

Wendy Rufino

En una convocatoria sin precedentes, ayer 8 de marzo, cerca de 350 mujeres se reunieron en la calzada de “San Diego” alrededor de las 4:30 de la tarde, convocadas por la Asamblea de Mujeres 8M Morelia como parte de las actividades del Paro Internacional de Mujeres. Con pañuelos verdes pro aborto y morados amarrados al cuello, rostros pintados, en una organización prevista desde hace dos meses, salieron en marcha rumbo al centro histórico.

La batucada al ritmo del golpe de cacerolas, cubetas, garrafones y sus latas llenas de piedras al aire, rompieron la cotidianidad del viernes en la ciudad. El grito era claro ¡Ahora que sí nos ven abajo el patriarcado que va a caer, que va a caer, arriba el feminismo que va a vencer!, ¡Señor, señora, no sea indiferente, se matan mujeres en la cara de la gente! Madres acompañadas de sus hijas, jóvenes estudiantes y maestras de la sección XVIII, levantaron la voz al ritmo de la canción y el grito de protesta.

El sol bajaba sobre el rostro de cientos de mujeres que marcharon avanzadas las cinco de la tarde con pancartas que evidenciaban las demandas: “Vivas nos queremos”, “No quiero ser valiente de camino a casa, quiero ser libre”, “Hasta que todas seamos libres”, “Misoparatodas”, “El lugar de una mujer es en la resistencia” entre otras.

Dos bengalas, una verde y una morada, anunciaron su llegada al núcleo de la ciudad y al grito de ¡Aborto Legal!, ¡Saquen sus rosarios de nuestros ovarios! y ¡Aborto sí, aborto no, eso lo decido yo!  Levantaron sus puños en su paso frente a la Catedral en reclamo y desacuerdo con la penalización del aborto en Nuevo León frente a la votación del bloque panista y priísta que son mayoría en el Congreso, así como la negativa de AMLO a abrir un debate sobre el tema,  bajo su sentencia “Mejor vamos a serenar al país”, se dejó ver en la marcha efectuada ayer, tanto en la ciudad de Morelia como en varios estados del país.

Yannick Castro, una de las jóvenes que acudieron a la marcha como parte de la sociedad civil, comentó para el-artefacto, que se debe reconocer la pluralidad de la organización que tuvo la Asamblea 8M Morelia, que permitió reconocerse entre todas en un mismo reclamo, y exigir justicia social hacia las mujeres, por los feminicidios y la violencia patriarcal que está haciéndose cada vez más evidente desde las administraciones gubernamentales.  


“Vine a esta marcha y me siento muy contenta, salimos a reclamar junto con la voz de las demás compañeras ¡aborto legal ya! como exigencia de nuestros derechos y libertades. Ciertos discursos nos dicen que se tienen que atender otros problemas primero, que otras cosas se van a priorizar pero que si nos van a atender, la misma historia de siglos “Después… después las atendemos”. No podemos debatir en este caso el aborto porque se trata de serenar al país, como cuando se discutía también si nos podíamos divorciar o no, si podíamos votar o no, ese tipo de falacias. Es importante que hayamos salido con el orgullo de estar a favor del aborto legal seguro y gratuito con el pañuelo verde como símbolo de defensa de la vida para las mujeres, de defensa de la igualdad y libertad de las mujeres, defensa ante todo de un estado laico, que debe reconocer ya plenamente no sólo legal sino sustantivamente a sus mujeres como ciudadanas, no ciudadanas de segunda ni de tercera. Los reclamos no son invento y tampoco son una táctica política para desprestigiar a ningún gobernador ni a ningún Alcalde, es real que estamos siendo violentadas”.

Terminada la movilización, la cantante Lian Ventura acompañada de su guitarra, interpretó los temas de su autoría “Disidente” y “Mujeres del Congo”, encendiendo los ánimos de las ahí presentes.

Para el-artefacto Lian Ventura comentó que “Fue una marcha llena de fuerza, con mucha energía. Mujeres de todas las edades despertando, se me hacen lágrimas en los ojos de emoción, solo de recordar. Aunque fue un día de alzar la voz al mismo tiempo se respiró alegría de vernos juntas, unidas por nosotras, por todas las mujeres, por las mujeres que no marchan, por las que callan, por las que buscan, por todas. Cada vez somos más mujeres despertando y eso quedó manifestado.

Frente a los portales y cerrada la circulación de la calle, dentro del mitin político, organizaciones feministas y sociedad civil, exigieron poner fin a la violencia política, sexual y económica, un trabajo digno y estable, la despenalización del aborto y alto a la violencia feminicida.

Deja un comentario