Anna Ajmátova: Cuando escuches el trueno me recordarás…

Anna Ajmátova

La tierra natal

No la llevamos en oscuros amuletos,
Ni escribimos arrebatados suspiros sobre ella,
No perturba nuestro amargo sueño,
Ni nos parece el paraíso prometido.
En nuestra alma no la convertimos
En objeto que se compra o se vende.
Por ella, enfermos, indigentes, errantes
Ni siquiera la recordamos.

Sí, para nosotros es tierra en los zapatos.
Sí, para nosotros es piedra entre los dientes.
Y molemos, arrancamos, aplastamos
Esa tierra que con nada se mezcla.
Pero en ella yacemos y somos ella,
Y por eso, dichosos, la llamamos nuestra.

Versión de María Fernanda Palacio


Sótano del recuerdo

Es pura tontería que vivo entristecida
Y que estoy por el recuerdo torturada.
No soy yo asidua invitada en su guarida 
Y allí me siento trastornada. 
Cuando con el farol al sótano desciendo, 
Me parece que de nuevo un sordo hundimiento 
Retumba en la estrecha escalera empinada. 
Humea el farol. Regresar no consigo 
Y sé que voy allí donde está el enemigo. 
Y pediré benevolencia… pero allí ahora 
Todo está oscuro y callado. ¡Mi fiesta se acabó! 
Hace treinta año se acompañaba a la señora,
Hace treinta que el pícaro de viejo murió… 
He llegado tarde. ¡Qué mala fortuna! 
Ya no puedo lucirme en parte alguna, 
Pero rozo de las paredes las pinturas 
Y me caliento en la chimenea. ¡Qué maravilla! 
A través del moho, la ceniza y la negrura 
Dos esmeraldas grises brillan 
Y el gato maúlla. ¡Vamos a casa, criatura! 

¿Pero dónde es mi casa y dónde mi cordura?

Versión de Jorge Bustamante García


Cuando escuches el trueno me recordarás…

Cuando escuches el trueno me recordarás
Y tal vez pienses que amaba la tormenta…
El rayado del cielo se verá fuertemente carmesí
Y el corazón, como entonces, estará en el fuego.

Esto sucederá un día en Moscú
Cuando abandone la ciudad para siempre
Y me precipite hacia el puerto deseado
Dejando entre ustedes apenas mi sombra


Anna Ajmátova (1889-1966). Poetisa rusa, una de las figuras más representativas de la poesía acmeísta de la Edad de Plata de la literatura rusa. Algunas de sus obras son: La tardeEl rosario, La bandada blanca, Réquiem y Poema sin héroe.

Deja un comentario