Brecht obliga a comprometerse: Fernando Ortiz

Autor: Luna Monroy

Regresa a escena el Colectivo 60 mil, con su más reciente producción ¿Cuánto cuesta el hierro?, del dramaturgo aleman Bertol Brech, (1938),  dirigida y adaptada por Fernando Ortiz Rojas en UNAM Centro Cultural, para dar una función el viernes 22 de febrero, a las 18:00 horas, con su elenco original y con el que cerrará un ciclo de este teatro de cabaret.

Con un estimado de mil espectadores que desde agosto de 2018 han visto la propuesta escénica, la obra está pensada para poderse desarrollar en cualquier espacio, pues la escenografía es movil y mínima; además  el trabajo de los personajes está  integrado por la actuación, baile y canto, que bien puede montarse en un teatro, lo mismo que en la sala de un hogar,- explicó Fernando Ortiz, para el-artefacto- en una entrevista.


La última melodía que se escucha en ¿Cuánto cuesta el hierro? es una canción que narra cómo cuando alguien roba y nadie lo nota eres bueno, pero si eres honesto, entonces eres un pendejo. Tiene que ver con el tinte de la carpa y el teatro de cabaret con una crítica social”.

.-¿Cuál es la temática de la obra?

“¿Cuánto cuesta el Hierro?, fue escrita en términos de contextualizar lo que sucedía antes de la Segunda guerra mundial, sin embargo está escrita de tal  manera que lo que demuestra  es la venta de protección, el cómo  algunos países venden armas a Alemania para protegerse, pero a través de la amenaza. Como son personajes y no son países, entonces directamente  nos  mete a una situación actual que vivimos  con el cobro de piso. Lo que muestra es como somos coparticipes de una situación, no podemos decir que no sabemos, cuando somos participes de esto. Esto muestra Brech en este texto”.

– ¿Pensaste en un montaje brechtiano netamente?

“Algunos momentos si, se maneja la puesta escénica brechtiana, aunque no es un montaje en todo el sentido de la palabra de este tipo. Entendo, además, que lo primero que hice en teatro fue montar una obra de Bertolt Brech”.

.- ¿De que manera trabajas este drama para crear teatro cabaret?

“Lo que pasa es que yo hice algunos años atrás una  cosa que se llamó El tinacal del poeta, que era teatro de carpa, que tiene una secuencia de crítica política, en el que hay personajes que sale  a cuestionar toda la estructura de gobierno. En México a finales de los años 70 hubo teatro de carpa, entre un juego escénico donde se cuestionaba políticamente la situación, donde existía también cantantes que solo iban a hacer lo suyo. Así  me surgió la idea de retomar ese esquema y loo que hicimos fue  pensarlo en ese teatro cabaret mexicano con mísuca de boleros, sones y hasta los tangos. El elenco tienen  muy buena voz, cantan muy bien, no son actores sólo de teatro. Otra virtud  es que hay música en vivo, se exscuchan dos sax, un piano, un clarinete, el huiro, las maracas. La gente canta, baila y actua”.

-¿Puedes describirnos la estructura de dirección en este montaje?

“La estructura es que se mezcla un ejercicio escénico crítico del estado con rompimientos  músicales. Los personajes juegan un  papel como actores y  también como individuos del mundo de arrabal. A partir de que se les entregaron los papeles originales,  se hizo la selección musical y hubo tres puntos importantes: que fueran canciones  populares,  de esas que  te mueven el piso y que son cabareteras; que le gustará al interprete y que se pudiera convinar con toda la selección del contexto”.

– ¿Quiénes conforman el equipo creativo?

“En la presentación del 22 de  febrero estará  el elenco original con Dalia Prospero, Lesbia Dominguez, Yazmin David, Ignacio Tena, Alex Garcia de los tropicuyos, Miguel Villa  en la música con el sax y el clarinete. Además en la asistencia de producción está Eva Sánchez y un servidor en la dirección”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *