Cerdos que venden rosas: un paseo por FB

Caliche Caroma

Facebook (FB) se ha convertido en la internet dentro la internet. Videos, transmisiones en vivo, vanidad, fotos, poemas, recetas de cocina, noticias, chismes, opinión y hasta Carmencita Salinas se encuentra en esta plataforma.  Es cierto que no a todos les gusta, principalmente por las restricciones (cada vez más), muchos han preferido emigrar al caótico Twitter, tierra de ideas cortas y eyaculaciones precoces. Más allá de lo enfermo, moralizante y banal que pueda resultar FB, podemos encontrar, también, el ingenio y la imaginación muy bien representados. Usos/abusos muy creativos, tanto de los perfiles, de carne, hueso y bites, como de las páginas. Aquí un algo/poco de este mágico universo de la enajenación.

Dos perfiles, dos

(De las amistades peligrosas, click-click; inexistentes los permisos de los usuarios.) La primera es Rosa María González, quien se ha dedicado secuestrar cuadros de todo lo que ve, y en ésas estaba cuando se le ocurrió tomarle fotografías a mujeres que viajan en camiones y combis por Morguelia. A esta serie desordenada le puso como nombre/hashtag “Ellas en el transporte urbano”. Quizá las fotografías no sean las mejores si hablamos de calidad, pero el contenido es único, un retrato directo de la cotidianidad del sexo femenino en los trayectos combi Azul, Rosa, Gris, Guinda, Ruta 1, Punhuato, Industrial, Villa Magna, et al. Un pedacito de vidas que sabrá dios a dónde irán, sin embargo, las vemos en la pantalla de nuestro celular (móvil), casi casi las sentimos en las fotos de Rosa María, regalo de los dioses del FB.

Xavier Dosil, historiador de origen español, mexicano por vocación, poco a poco fue haciéndose experto en sacar fotografías sin que los retratados se dieran cuenta, lo inesperado, lo involuntario florece y él lo postea en su FB. El fondo puede ser urbano y/o rural, se vuelven poesía las buenas tardes; las fiestas de pueblo versifican sonrisas que quedan atrapadas dentro del rectángulo. Vivian Maier, algo de Diane Arbus, porque la calle está llena de fenómenos inexplicables, por supuesto, esos fenómenos son (somos, ¿escribe una máquina?) los humanos. Helas aquí, flotando en la red, las fotografías.

Ahora es la hora de las páginas

Akira Beard, así se puede encontrar su sitio dentro del libro de caras.  El trazo de este artista es un paso de baile seccionado por un sable, paso en la triphopeada levedad del ser, un paso nuevo, la duración del paso, el desplazamiento del paso, tenis Jordan y el ritmo pausado pero denso, cargado, aunque lleno aire. Manchas de beats que se escurren por las paredes de los ojos, sentido desde afuera viene, siempre contorsionándose. Él mismo se expone en la descripción del FB: “One being, many expressions…”, que es algo así como “un ser, muchas expresiones (o formas de ser)”. La mezcla de técnicas, la espiritualidad del color, sí, hay algo de lo sagrado en la manera de pintar de Akira, el movimiento es, al mismo tiempo, redención y risa, luz fulminante desde el estrobo del ordenador. Las imágenes que verá a continuación…

Sinopsisporcholos, así pegadito y sin espacio. El título lo es todo. Unos vatos que tiran choros a propósito de su condición de nerdos pero en la jerga Sur 13, ése. Divertidos, atinados y clavados, ¿qué más se le puede pedir al FB? Las series, películas, peleas de box, videojuegos, pinturas, personajes y lo que se deje es comentado por estos seres de pantalones aguados y paliacates en la cabeza. El destripe o spoiler a todo lo que da, el ejemplo acá: “Jhon Wick (las tres películas): Un vato quiere agarrar a putazos a la pared pero como ya está bien deconstruido mejor se pone a volar a la verga a puro malandre”. Está demás el sic erat scriptum, pero no hay fijón.

Algo de lo perturbador, sólo una lamida al helado del horror. Monstruismo cumple al pie de la letra todos los requisitos para ser nombrado como Museo de lo Malhecho. “El Monstruismo es el arte de desafiar la estética y la proporción de manera involuntaria”, así definen lo que recopilan los creadores de esta página. La estética de lo feo tiene aquí su casa, las puertas están abiertas, aunque mal dibujadas. Los homenajes a los famosos elaborados por los zombis de Sahuayo (cf. Jis y Trino). Los tacos no son de ojo, sino de vomitada. A disfrutar por FB, uei.

Por último, pero no menos importante, el artista sensación, el artista del momento, nuestro Damien Hirst xalapeño, Grabiel Orozco. No, no leyó usted mal, ni está escrito de manera incorrecta. Esta página de FB se llama Grabiel Orozco y lo que ahí encontrará no tiene comparación: “Grabiel es un artista mexicano que utiliza fórmulas anacrónicas y trasnochadas de procesos post conceptualoides al servicio del mercado”. Las obras del maestro se encuentran regadas por todo el mundo (y el maestro no se ha dado cuenta). Una parodia de las artes plásticas contemporáneas que lo hará reflexionar desde la comodidad de su hogar o en donde el wi-fi sea gratis.

¿Cuáles son sus páginas de FB favoritas?

Ligas (sólo páginas):

Akira-Beard

Monstruismo

Grabiel Orozco

SinopsisPorCholos

Deja un comentario