Cómo nos podemos hacer Caifanes los unos a los otros

Caliche Caroma

Caifanes estuvo ayer en Morelia, jueves 16 de mayo, asistieron al concierto miles de personas, algunas llegaron desde temprano para tener un lugar privilegiado en este concierto del recuerdo (¿qué más pueden tocar los autores de Afuera y Aquí no es así?). La fiesta de la nostalgia se llevó a cabo en la Expo Fraude Michoacán 2019. Las redes se llenaron de fotografías, transmisiones en vivo, publicaciones referentes al Saúl Hernández y compañía. Por cierto, el vocalista de las mil operaciones lució su nuevo estilo que mezcla al adicto al crack y a Raphael, buena combinación.

Personalidades del arte y la locura llegaron ataviados ad hoc, rememorando la época loca de allá cuando tenían cabello y abdomen; no podían faltar las autoridades, políticos de alto nivel (término de la construcción) como el secretario de gobierno y el diputado federal Hirepan Maya se soltaron la greña, mutatis mutandis, ellos mismos presumen en redes sociales sus gustos “rockeros”.

“Caifanes nos condujo el día de ayer en Morelia a un ritual, fuimos aliados guerreros, como nunca en Morelia se entregaron ante miles de michoacanos”, así se expresó el morenista y nieto de Ramón Martínez Ocaranza, poeta que está más allá de la Negra Tomasa. Carlos Herrera Tello, menos efusivo y mucho más bailador, posteó en su página de FB junto a la etiqueta #ChavoRucoTime: “Gracias a Caifanes Mex por hacernos cantar y a bailar ayer en la Expo Fiesta Michoacán”, el párrafo entero lleva un sic erat scriptum.  

Litros y litros de orina, vasos desechables, churritos con salsa valentina, gritos y celulares, en fin, una presentación musical en donde las letras fueron coreadas con más sentimiento que el himno nacional, las lágrimas corrieron por los cachetes allende noventeros, hoy con obesidad mórbida. “No mames, mi disco favorito es El nervio del volcán”, “A mí me gusta más El silencio”, y otras obscenidades por el estilo se escucharon al terminar la presentación de Caifanes. Los jóvenes adultos con un trabajo estable podrán dormir tranquilos de aquí a la quincena.

Y cierro esta nota con las palabras (mal citadas en Wikipedia), que, a pesar de la errata, expresan la esencia de toda la discografía y música de este grupete de quinta, dichas por Saúl “voz de camotero”, líder de la decadencia en tu idioma, en un concierto en San Luis Potosí: “Esta canción habla del cómo nos podemos hacer mierda los unos a los otros”.

Deja un comentario