Con 14 años, Nisai Vázquez impartió master class de sax en los EEUU

Raúl López Téllez

Con 14 años de edad, la michoacana Nisai Vázquez Lamas fue la primera mexicana que impartió en el 2017 una master class sobre el saxofón en la Universidad de Berklee, en Boston.

Vázquez, originaria de Lázaro Cárdenas pero con residencia en Morelia, forma parte de la primera y única big band formada por niños y jóvenes en México, integrada por 25 elementos, de los que seis de ellos conforman Jazztet, el ensamble que se presentó este mediodía en la Casa de la Cultura dentro del Jazztival 2019.

La joven, entrevistada por el-artefacto, señala que su afición por el jazz nació por su madre, quien la impulsó a que estudiara algún instrumento y ella eligió el sax, aunque también le gusta la trompeta y, con toda seguridad, señala que su camino irá por el canto, una vertiente que la atrapa cada vez más.

Llegar a ser “muy famosa” en la escena del jazz, es un propósito que plantea esta joven de mirada segura y una sonrisa a flor de labios. “Ya empecé a cantar, en eso me gustaría aprender más, además de otro tipo de sax”, confiesa quien se dice admiradora de Charlie Parke, Chet Baker, Ella Fitzgerald.

“Existen mucho más géneros que el reaggeton”, dice Vázquez, entrevistada luego de haber participado en el concierto de Jazztet, donde mostró sus habilidades en el ensamble que dirige el maestro Pavel Loaria. En un mensaje a los jóvenes, plantea que “se acerquen mucho al jazz, porque es un género que es muy bonito y tiene su complejidad de aprenderlo, es increíble el jazz”.

Señala que desde el 2017 el jazz cambió su vida en cuanto a imponerle una disciplina, “y saber bien como utilizar el tiempo”. Su madre, afirma, fue quien la impulsó en el camino de la música. “Empecé con el piano pero después lo dejé y empecé hace dos años a tocar el saxofón”.

Otro integrante de Jazztet, Sared Alonso Díaz Guadarrama, llegó al jazz gracias al tema de Henri Mancini en el intro de La Pantera Rosa.

Su gusto por esa melodía con un sax dominante, le hicieron “desde niño”, dice el joven de 17 años de edad, buscar otras piezas del ritmo sincopado y que encontró en películas como El libro de la selva y Los increíbles. “Preguntando me di cuenta que era jazz y comencé a escuchar, a agarrarle cariño y de ahí, un maestro me invitó a forma parte de la big band de Pavel, y ahora estoy en un punto que me ha ayudado mucho a crecer”, dice el novel pianista con tres años de integración al conjunto que, en sus gustos, se identifica con los también tecladistas Bill Evans y Duke Elllington.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *