Con un presupuesto rebasado y 3 mil 500 piezas en bodega, sigue cerrado el Museo del Estado

 Luna Monroy 

A dos años y ocho meses desde que el Museo del Estado permanece cerrado por remodelaciones, se mantiene en la incertidumbre el cuidado del acervo de este espacio –que se confinó a un área del propio inmueble que también requiere ser remodelado-, al igual que los recursos presupuestados en su momento han sido rebasados, ya que de los 13 millones iniciales, ahora se suman 26 millones de pesos para la museografía emblemática de las culturas que habitaron Michoacán y otros 9 millones más para remodelar la casa anexa, lo que suma un total de 48 millones de pesos.

En entrevista con el-artefacto, el secretario de Cultura del gobierno estatal, Claudio Méndez Fernández, expuso que el recinto aún no está disponible para su apertura ante limitaciones financieras para culminar el proyecto integral. “Presentamos en la Cámara de Diputados federal el proyecto de guion museográfico, fue por 26 millones de pesos, pero no salió beneficiado”, dijo.

El tiempo para la reapertura, añadió, “depende del eco que encontremos a nuestra petición de lograr concurrir recurso del estado y federal. Lo único que hace falta desde mi personal manera de ver las cosas, es un sistema para transmisión de información de audio, eso es complejo, porque tiene que ver con un sistema de cableado. Ya están para montarse algunas salas, pero tendremos que meterle un sistema de aire para evitar humedad”.

La oferta museográfica que refleje todas las culturas que transitaron la línea del tiempo por la Zona Centro Occidente estatal, señaló, “puede ser el más importante de su tipo en la zona”, por lo que defendió su inclusión para poner a punto la reapertura del recinto que integra un total de más de 3 mil 500 piezas, actualmente embodegadas.

Sobre la Casa Anexa del museo, ésta requiere una renovación porque ahí se encuentra el personal que se encarga de laborar en el recinto, además de integrar el espacio de administración y biblioteca, que ahora se usa como bodega del acervo. “Hablamos de una inversión de nueve millones de pesos para este espacio, sumados al presupuesto museográfico es un total de 35 millones de pesos”, señaló Méndez.

Antecedentes

Fue en mayo de 2016 cuando Alberto Bedolla, director de Patrimonio y Conservación de Sitios y Monumentos Históricos, de la Secretaría de Cultura de Michoacán (SECUM), anunció los trabajos que iniciarían en julio de ese año e involucraron la restauración de pisos, cubiertas, la iluminación y la inclusión de una plataforma para elevación, que se ubicará en el cubo de la escalera. Los trabajos en el recinto debieron cubrirse en un lapso de nueve meses, es decir, debieron culminar en marzo del año 2017.

El funcionario señaló en ese tiempo que ya había un proyecto de guión museográfico, elaborado por una empresa cuyo nombre se reservó, en la que se incluyó la señalética, las vitrinas, los recorridos y la escenografía de las salas, sin embargo, la aplicación de este proyecto no fue contemplado junto con la restauración del Museo.

El 20 de marzo de 2017, cuando se cumplieron los nueve meses en que se esperaba terminara la restauración del inmueble, la directora del Museo, Ireri Gabriela Huacuz Dimas, declararía que “el trabajo tenía un avance del 30 por ciento”, y en noviembre del mismo año, la funcionaria señaló que habría una prórroga en los trabajos, debido a que se consideró una restauración integral que no se podía hacer en pocos meses y que seguía pendiente el proyecto de renovación museográfica, que dependió de la entrega de un presupuesto de casi 33 millones de pesos, cuando inicialmente para la restauración fueron asignados cerca de 13 millones de pesos, con las reservas que en su momento se consideró para el proyecto de renovación museográfica, que requeriría de otro monto, como lo expuso en su momento el director de Patrimonio y Conservación de la SECUM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *