Del jazz europeo a la fusión de Olegario Díaz, en el cierre del Jazztival

Pérez Prado

Eslovacos, uno con sombrero texano, Nikolj Nikitun al saxofón, otro al piano, Lubosa Srámeka, ambos del ensamble Altar, abrieron el programa de cierre del Jazztival 2019 este sábado en Morelia.

La actuación del dueto, acompañada de la ejecución de una obra por parte del artista michoacano Christian Díaz, se nutrió de extensos solos de los instrumentistas, en un jazz intelectualizado, abstracto en ciertas partes, intervención que fue reconocida al final con los aplausos la participación europea en este encuentro musical.

Fue el venezolano Olegario Díaz, al piano, en conjunto con el Ensamble del Jazztival, quienes finalmente dieron la nota cálida a la noche de cierre. Acompañado por Juan Alzate en el sax, Flavio Meneses en el contrabajo y Fernando Mendoza en la batería, el jazzista radicado en Nueva York, afectado de la garganta, agradeció el hecho de “haberme traído acá, me siento como ustedes, soy venezolano, latinoamericano”, lo que le valió una lluvia de aplausos.

Metidos en un sonido latino, con fusiones ligadas al jazz contemporáneo y rico en improvisaciones, el cuarteto logró emocionar al público que aunque con menor afluencia, abarrotó el sillerío en el Claustro Mayor de la Casa de la Cultura.

Con el concierto de esta noche culminó el Jazztival 2019, un encuentro que alcanzó sus mayores cotos el pasado viernes con la actuación del estadounidense Nelson Rangel, quien levantó al público de sus asientos para aplaudir y pedir más. El evento incluyó en esta su 17 edición el primer concurso estatal de ensambles de jazz, al igual que presentó como una agradable sorpresa la actuación de un ensamble de jazz infantil y juvenil, Jazztet.

Deja un comentario