Desata polémica en redes video contra violencia de género en la UMSNH

Eduardo A. Chávez

Si bien hay quienes felicitaron a la Universidad Michoacana y al Colegio de San Nicolás por lanzar por primera vez una campaña contra la violencia en la máxima casa de estudios, hubo quienes cuestionaron fuertemente el contenido del video promocional con el que fue presentada, material que aborda específicamente el acoso y el hostigamiento sexuales en los espacios escolares.

El pasado viernes se lanzó desde el Aula Mater del Colegio de San Nicolás la campaña #AquíNosRespetamos, que tiene como objetivo “fomentar el respeto entre toda la comunidad universitaria y crear conciencia sobre los problemas que genera cualquier forma de violencia”. La ceremonia incluyó la presentación de una “Declaratoria en favor de la no violencia y la sana convivencia”, un panel de especialistas titulado “Conciencia sobre la violencia. Visiones y acciones”, así como el video cuya difusión en la página oficial de la UMSNH generó diversas críticas (ver video aquí).

Mientras que las reacciones positivas (“me gusta”) representan el 56% de las reacciones totales, la gran mayoría de los comentarios que aparecen debajo del video son negativos e incluyen los siguientes: “Contenido muy equivocado”, “Por favor retiren este video que reproduce la violencia de género”, “No se comienza una campaña contra el acoso, minimizando el acoso llamándolo ‘piropos’”, “Importante recibir más asesoramiento para que la campaña, que es muy buena idea, no resulte un contrasentido”, “No divulgan las garantías que tendrán las víctimas al denunciar”, entre otros.


Captura: Página de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo en la red social Facebook.

La polémica surge a partir de una frase que, a cuadro completo, se lee a mitad del video y que marca un antes y un después en la secuencia dramática: “Hay una gran diferencia entre un piropo y ser víctima de acoso y hostigamiento”. Antes de que aparezca, dos mujeres y un varón escuchan, sonrientes, frases como: “Qué bonita te ves con esa faldita”, “Me gusta mucho tu cuerpo”, “Me excita mucho tu mirada” y “Con ese cuerpo tienes asegurada tu carrera”; después los personajes comienzan a llorar y a mostrarse violentados conforme van apareciendo otros comentarios: “Qué rica te ves”, “Quiero ver fotos tuyas sin ropa”, “Si no quieres reprobar ven a mi casa”.

A propósito del tema, Neri Aidee Escorcia Ramírez, Maestra en Filosofía de la Cultura y especialista en temas de feminismo y perspectiva de género, comienza por reconocer la buena voluntad de Miguel Ángeles Hernández, regente del Colegio de San Nicolás, detrás de una campaña como ésta: “En primer lugar, yo sí festejo que este tipo de campañas aparezcan en la prepa uno. A finales del semestre pasado asistí con algunas egresadas de la Facultad de Filosofía a dar una charla sobre el Protocolo contra la Violencia de Género en la Universidad, nos invitó él mismo. Nosotras hemos presentado el protocolo en otras partes de manera voluntaria, sin que ninguna autoridad nos invite”.

A su juicio, hay dos cosas positivas en torno a esta campaña, que en una prepa se discuta el tema de la violencia de género, el acoso y el hostigamiento sexuales específicamente, y que se informe sobre los instrumentos jurídicos que disponen las víctimas para iniciar un proceso de denuncia: “Hay otro tipo de campañas que supuestamente sensibilizan, pero que quedan muy en abstracto y no señalan instrumentos jurídicos, quiero pensar que no es por mala fe o por mala voluntad, aunque terminan llamando a una respuesta violenta y patriarcal”.

Fotografía: Tania Victoria/ Secretaría de Cultura CDMX

No deja de señalar, sin embargo, el desafortunado contenido del video en lo que refiere a la supuesta diferencia entre piropos y actos de acoso u hostigamiento de índole sexual: “Esa diferencia a mí me evoca a lo que ha dicho Martha Lamas, quien de un tiempo para acá ha estado insistiendo en deslegitimar esta oleada de violencia contra las jóvenes por medio de dicotomías: acoso-seducción, acoso-victimización y acoso-conservadurismo moral. Diferencias desafortunadas similares a las del video. ¿Por qué desafortunadas? Porque ésos son los discursos que los victimarios usan para justificar sus acciones: dicen que somos exageradas, que somos mochas, que todo lo malinterpretamos”.

Según Escorcia Ramírez, este discurso que termina revictimizando a las personas violentadas no sólo es utilizada por los victimarios, sino que aparece en un ambiente académico que tiende a arropar este tipo de conductas e invisibilizarlas: “En los últimos eventos que tuvimos en la Facultad de Filosofía con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, Verónica Cruz Sánchez y estudiantes denunciantes de la Universidad de Guanajuato que vinieron a Morelia lo mencionaron: los docentes denunciados aluden a estos discursos para justificarse”.

En el balance final del lanzamiento de la campaña, la filósofa recuerda que el video es sólo una parte, pues en ella tanto el regente como las demás personas invitadas aludieron constantemente al protocolo y a las vías de denuncia. En todo caso, lo que a su juicio valdría la pena es revisar si han funcionado o no los instrumentos jurídicos y las diversas instancias involucradas en las denuncias “a la luz de las experiencias de las personas que han seguido esos caminos”.

Deja un comentario