El Plan Nacional de Desarrollo y el peatón

Jesús Alveano H.

Hace unos días, el Presidente, presentó el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 (PND). Por la relevancia que significa para todo ciudadano, parece conveniente acercarse a lo que contiene, en la materia de andar a pie o casi (es decir, en bici o en silla de ruedas).

Cada inicio de sexenio, se emite un PND, con los objetivos, estrategias y programas de mayor relevancia para el País. En otras palabras, se habla de la economía, de la política, de la estructura de gobierno, de las adecuaciones precisadas al Estado, funcionen con el nuevo régimen.

En una revisión del autor, sobre los capítulos del PND y lo que se refiere al ciudadano, se encontró que hay algunos puntos que vale la pena comentar.

El Eje Transversal 3 “Territorio y desarrollo sostenible”, habla en general de lo que afecta directa e indirectamente a toda persona  que vive, trabaja, estudia, se desplaza para todo ello.

Así, puede leerse: “el eje 3, parte de un diagnóstico general, donde se reconoce que toda acción que se toma en el presente, incide en las capacidades de las generaciones futuras y que toda política pública actúa en el territorio, entendido este último como el espacio en donde se desarrollan las relaciones sociales” (PND).

Lo anotado parece exhibir una actitud y un propósito que mira al tiempo: “toda acción que se toma en el presente, incide en las capacidades de las generaciones futuras”; es decir, las decisiones de la Nación, significan una responsabilidad de largo plazo. Es un compromiso.

En cuanto al territorio, “el espacio en donde se desarrollan las relaciones sociales”, habla de todo lo que se hace en la vida: habitar en un lugar, desplazarse para el trabajo, la escuela, los servicios y el esparcimiento.

Salvo para aquellas personas que están recluidas –por enfermedad, limitación física o por pérdida de la libertad-, todos los demás nos movilizamos por el territorio, que –para el ciudadano-, es el espacio público.

El territorio, los espacios públicos, son ámbitos que no pertenecen a ningún particular; deben tener facilidad para su uso, disponibilidad y propiciar la convivencia de distintos usuarios.

Piénsese –por ejemplo-, en calles y avenidas; su diseño, preparación y mantenimiento, deben considerar que son aprovechadas por personas, no son exclusivas para automotores de uso particular, que son minoría (20% de la población tiene auto). Los puentes peatonales y los periféricos, pierden esta visión: sólo favorecen al automóvil, dificultando su movilidad y restringiendo su libertad.

Tanto los señalamientos (preventivas, restrictivas e informativas), como el equipamiento (banquetas, zebras, asfaltado, semáforos, indicaciones de carriles y confinamiento para autobuses y/o bicicletas),  deben estar bien dispuestos para el beneficio del ciudadano; de no ser así, incumplen con su cometido.

Esperemos que el PND, responda a los compromisos del Gobierno Federal.

Agradeceré sus comentarios a: jesusalveano@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *