El teatro sí tiene quien le escriba

Raúl López Téllez

Un texto que aborda a través de siete dramaturgos locales, los caminos que ha transitado la escena en los últimos años, resulta revelador en cuanto a propiciar un atisbo del lector –y más aún del lector interesado en el tema-, a los entramados atrás del telón sobre el teatro desarrollado en las últimas décadas desde la capital estatal.

Obra de Omar Arriaga Garcés, Posibles dioses se puede considerar un texto necesario o que estaba pendiente, dada la poca acuciosidad o el inexistente registro de los fenómenos culturales en una ciudad como Morelia, aún y cuando el autor, periodista y escritor, lo asuma desde la introducción como un libro que “no tiene ni la intención de sentar preceptiva en una materia que su autor desconoce ni la de presentarse como una historia del teatro en Morelia o Michoacán, así fuese mínima”.

Posibles dioses se integra por entrevistas a los autores que a juicio de Arriaga, son los referentes de un movimiento teatral que ubica desde el año 1976. Roberto Briceño, Verónica Villicaña, Sergio Monreal, Manuel Barragán, Teresita Sánchez, Hasam Díaz y José Luis Pineda, son los autores entrevistados, con la inclusión de una obra en el texto, y que, apunta Arriaga, “fueron escritas en la presente década o a lo sumo en la anterior”.

En 12 apartados, el autor realiza un recorrido que guían los propios autores, cuyas versiones se entrelazan en cada uno de estos apartados para dar una visión de conjunto sobre las figuras fundacionales, la gestación de grupos o proyectos, el contexto de lo oficial o de lo que se quiere y de lo que se puede, la formación o la improvisación y las disyuntivas que plantea una real consolidación o la tibia permanencia en el escenario local y los pocos intentos por incursionar más allá del mismo.

En lo que denomina “Breve panorama provisional”, Arriaga Garcés deja patente a quienes desde el periodismo cultural se enfocaron en mucho a la escena, como el caso de Demetrio Olivo Fernández, con el testimonio en voz de los autores de aquellos esfuerzos que concretaron a los primeros grupos, desde la Compañía Estatal de Teatro y José Manuel Álvarez, pasando por Rodrigo Villamil y el Taller de Investigación y Exploración Teatral, hasta el Grupo de Experimentación Teatral de Briceño, con montajes de obras y autores que se antojaban arriesgadas, de Tennessee Williams,  Elena Garro o Edward Albee, además de dar cuenta del hasta ahora único montaje mayor en un espacio público, como lo fue en 1991, con “Espectáculo Escénico Morelia 450”, el 18 de mayo de ese año a propósito de tal aniversario de la ciudad, con la participación de 250 personas en escena.

Si bien como lo señala Arriaga Garcés, Posibles dioses no es una historia del teatro en la entidad, sí es un documento valioso en cuanto al registro del momento que acomete, un seguimiento minucioso que en voz de los entrevistados, con aporte de datos, fechas y momentos, estructura un texto cercano al reportaje periodístico, lo que lo hace celebrable en cuanto a su esencia informativa y documental, aspecto éste último que se nutre con la inclusión de una pieza teatral por autor incluido.

Posibles dioses, Omar Arriaga Garcés, coedición El Gato y la Sandía y Silla Vacía Editorial, Morelia, 2018, primera edición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *