Jazztet, la pasión no tiene edad

Pérez Prado

Una pieza de Herbie Hancock abre el concierto con una ejecución limpia, impecable podría decirse. Los músicos que la ejecutan van de los 16 a los 18 años. Son Jazztet, la primera big band en México conformada por niños y adolescentes.

“Somos las fuerzas básicas del jazz”, dice el maestro Pavel Loaria, instructor de este proyecto que está conformado por 25 elementos y que como sexteto, adoptan el nombre de Jazztet.

En sus intervenciones al micrófono entre una pieza y otra, el músico señala que el proyecto nació en abril del 2016 luego de que él retornara a México tras una estancia en Nueva York, donde afirma que le sorprendió la gran cantidad de big bands conformadas por niños y jóvenes en el vecino país del norte.

“Somos la primera banda de niños y jóvenes en México, han existido otras conformaciones, pero han sido híbridos o de adultos”, indica, tras destacar que luego de buscar apoyos tanto en instancias públicas como privadas para concretar este proyecto, nadie le ayudó. Más no se detuvo, de su propia bolsa, explicó, se han pagado instrumentos, atriles y hasta playeras de la conformación.

Con orgullo habla de una serie de presentaciones de la big band creada hace tres años, tanto en la UNAM como en el Lunario del Auditorio Nacional y en el Festival Internacional Cervantino. Jazzistas internacionales, de los EU y de España, han venido a impartir master class a los integrantes de la agrupación, cuya pasión y aprendizaje han demostrado, dice Loaria, que “aparte del reaggeton hay otros géneros”.

Loaria dice que a la big band la han conformado hasta 45 elementos, pero que el número ha dependido de su capacidad para poder sostener el proyecto, el cual actualmente se encuentra integrado por 25 niños y jóvenes, con edades que van desde los siete hasta los 19 años de edad.

Jazztet, refiere, es una derivación de la big band como sexteto, con la peculiaridad de que sus integrantes ya alcanzan la capacidad de ser solistas en sus instrumentos, como bien lo demostraron en el concierto que dejó a más de uno perplejo, entre ellos al secretario estatal de Cultura, Claudio Méndez, quien acudió al concierto acompañado de sus hijos.

Ejecutante del sax barítono, Loaria  señala que de los integrantes, hay procedentes de Michoacán -como Nisai Vázquez, quien a sus 14 años ha sido la primera jazzista mexicana en impartir una clase de sax en la Universidad de Beerklee, en Boston-, de Oaxaca, Tijuana, del Estado de México y de la Ciudad de México.

El sol intenso no impidió que un público conformado por menores y sus padres, acompañaran el concierto de Jazztet en la Casa de la Cultura, quienes aplaudieron las ejecuciones de la joven saxofonista, única mujer en la big band dice el maestro, un pianista, un bajista, un baterista, un trompetista y el propio Loaria, quienes mostraron su carácter con ejecuciones limpias y que les valió los aplausos del respetable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *