La valona y la bola animan este año Verso y Redoble

Raúl López Téllez

La valona y la bola, son géneros “de música y poesía tradicional escasamente estudiados o bien que se encuentran en riesgo”, señaló el investigador Raúl Eduardo González, durante la presentación de los ejes centrales de la séptima edición de Verso y Redoble que da inicio a sus actividades este jueves 6 de junio.

De acuerdo con el especialista en música tradicional, las temáticas de este evento, serán la valona, la bola “y otros géneros recitativos; los géneros de música bailable, como son el jarabe y el son, que ocupan la parte central del encuentro, tienen un contenido poético más bien breve, en cambio estos otros géneros de los que se va a hablar este año, son géneros que tienen un contenido poético, una extensión poética mucho mayor y que en su mayoría son marginales”.

Este año Verso y Redoble homenajeará a Manuel Pérez Morfín, del grupo Alma de Apatzingán, y a Rafael Figueroa del grupo Siquisirí, con conciertos y conversatorios a partir del viernes en diversos espacios y que concluirán el próximo domingo 9 de junio.

De la valona, dijo, “se cultiva en la Tierra Caliente desde hace más de 100 años; no sólo en la Tierra Caliente se encuentra la valona, asimismo en el huapango arribeño, en otras regiones del país encontramos este género que consiste en su origen en una glosa en décimas, como se llamaba. Poéticamente es un género muy rico, muy complejo, cuyos orígenes datan del Siglo de Oro español y que se mantiene vivo en la tradición oral de nuestro país”.

La bola suriana, “otro género de finales del siglo XIX, se cultivó en las regiones de los estados de Morelos y el de México, en la zona de los volcanes y hasta la Tierra Caliente en la Cuenca del Balsas en los estados de Guerrero y Michoacán”.

Los homenajeados

De los homenajeados, dijo que era “un orgullo” presentar a Manuel Pérez Morfín, no sólo un gran violinista sino gran compositor de valonas, nacido en Tumbiscatío, Michoacán, en el rancho de El Resumidero en el año de 1949. El músico ha tocado con mariachis y en conjuntos de arpa y es “bastión del conjunto Alma de Apatzingán”; muy reconocido dentro y fuera de Tierra Caliente y merecedor en dos ocasiones de la beca de Músicos Tradicionales Mexicanos del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA).

De Rafael Figueroa Alavés, “un músico no menos importante”, originario de Tlacotalpan, Veracruz, nacido en 1935 “en aquella hermosa ciudad de la cuenca del Papaloapan”, desde muy joven dedicado a la música, donde ha incursionado en los ritmos afroantillanos, y “ha introducido el contrabajo en la dotación instrumental del son jarocho y con una gran fortuna”. Con el conjunto Siquisirí, del cual es fundador desde 1985, “le ha impreso un sonido muy peculiar al son jarocho”.

Este jueves el evento inicia a las 10:00 horas en la Casa de la Cultura, con un Taller de Décimas dirigido por Raúl Eduardo González; de 17:00 a 19:00 horas un Taller de Zapateado en el Poliforum que imparte Yunuén Flordalia Barajas Servín y, a las 18:00 horas en el Centro Cultural UNAM, en una mesa se aborda el tema del “Fandango fronterizo”, con Gustavo Leal de El Colegio de Michoacán, Wendy Cao Romero y Tacho Utrera, del grupo Los Utrera, bajo la moderación de Alejandra Ceja, de la Escuela Nacional de Estudios Superiores del Campus Morelia de la UNAM.

El inicio formal del evento será este viernes 7 de junio, a las 10:00 horas en el Centro Cultural UNAM, con la presentación de los músicos homenajeados.

Séptimo Encuentro de Música Tradicional Verso y Redoble, 6 al 9 de junio. Casa de la Cultura, Avenida Morelos Norte 485; Poliforum Centro de Innovación Social, Avenida Guadalupe Victoria 2225, colonia Lomas de Santiaguito; Centro Cultural UNAM, Avenida Acueducto 19. Consulte la cartelera diaria de actividades en el-artefacto.

Deja un comentario