Los planetas invisibles

Horacio Cano Camacho

Estoy viendo una película de ciencia ficción muy palomera. Me divierte el estilo chino, al tiempo que me impresiona. Se trata de la superproducción The wandering earth basada en… momento, ¿ciencia ficción china? La ciencia ficción es un género típicamente anglosajón, en el que a veces destacan algunos nombres de otros lugares, pero ¿de China? Y además, ¿qué hace la ciencia ficción en una columna de novela negra?

La ciencia ficción es un género literario, no es ciencia ni lo pretende, sin embargo, la palabra ciencia refleja el interés por analizar las consecuencias que los cambios en los conocimientos científicos y tecnológicos producen o van a producir en los individuos y organizaciones sociales.

No es extraño que el origen de la ciencia ficción lo situemos en el mundo anglosajón. Se considera a los británicos Mary Shelley y H.G. Wells como los padres del género, junto al francés Julio Verne y el norteamericano Edgar Alan Poe. Los principales autores en la actualidad son norteamericanos. En algunas ocasiones se cuela algún nombre distinto y de gran calidad como el polaco Stanislaw Lem o los soviéticos Boris y Arkadi Strugatsky.

El nombre del género se lo dio el escritor y editor Hugo Gernsback en la revista Amazing Stories en 1926 al explicar que  “Las historias publicadas (en su revista) se basan en relatos de Scientifiction…”, termino que luego cambio por science-fiction.

Para Gernsback, este género debe tener un disparador tecnológico o científico plausible, de tal manera que son los paises de la revolución industrial donde las preocupaciones por el desarrollo tecnológico y científico surgieron de manera más radical y derivaron en muchas corrientes de reflexión, una de las cuales es la literatura. Por ello resulta muy extraño (y poco creible) encontrar autores en países con escaso desarrollo científico y vocación más centrada en el mundo agrícola.

Esta enorme introducción es para explicar mi relativa sorpresa por la película china. Es claro el lugar que China ocupa ya en la economía mundial (segunda economía más grande del mundo). El desarrollo actual de este país esta sustentado en la tecnología y la ciencia. De todos es conocido el papel actual de China en los avances tecnológicos en la exploración espacial, las comunicaciones y la biotecnología. Un poco menos conocido por el gran público es el de su “establecimiento” científico. China, como país fundamentalmente agrícola y de escaso desarrollo científico, poseía universidades muy modestas. Eso ha cambiado y ahora podemos ver como varias de ellas han escalado al Índice de Shanghái que es uno de los ranking académicos de universidades más famosos, en donde se encuentran las 200 más prestigiadas e influyentes del mundo y aparecen en él ya varias instituciones chinas.

La película The wandering earth (La tierra errante) está basada en el libro del mismo nombre del autor chino Liu Cixin. Este autor saltó a la fama con su trilogía El recuerdo del pasado en la tierra, formada por El problema de los tres cuerpos, El bosque oscuro y El fin de la muerte, al que siguió La esfera luminosa y ahora La tierra errante, todos muy elogiados por la crítica “occidental” y el primero distinguido por los Premios Hugo, Nébula y Galaxy, entre otros. Estos son los premios del género de ciencia ficción más prestigiados del mundo.

Este y otros autores nacieron justamente de la mano del programa del gobierno chino para “el rejuvenecimiento científico y tecnológico del país”  que creó el potencial industrial y con él, las condiciones para el surgimiento de la ciencia ficción, con autores  muy ligados a la actividad científica y tecnológica.

Ahora llega a mis manos Planetas invisibles (Alianza, 2017. ISBN 9788491048343), una antología compilada por Ken Liu. El libro se compone de trece relatos, trece visiones o trece historias que nos presentan una imagen muy completa de la diversidad de temas, estilos y preocupaciones de los autores chinos de ciencia ficción.

Podemos identificar en esta antología las mismas reflexiones sobre el impacto de la ciencia y la tecnología en la sociedad que en cualquier otro lugar. Si no fuera por sus nombres chinos y cierta idiosincrasia típica, bien podrían ser firmados por cualquier escritor “occidental”.

Algo que resalta es la idea de que el futuro científico y tecnológico es chino. Casi borran a los norteamericanos. Pudiera uno ser malpensado y creer que hay mano negra del gobierno, pero creo que es más una “interpretación del futuro” que los chinos están haciendo, en dónde se visualizan como los líderes indiscutibles en temas científicos. Y esto lo podemos notar en un escritor de origen chino, pero que vive y es ciudadano norteamericano, Ted Chiang, autor de gran calado que escribió el relato La historia de tu vida en la que se basa la película La llegada. En esta historia, China juega un papel preponderante, aun cuando el relato transcurre en los EUA…

Entre los relatos de la antología se encuentran Entre los pliegues de Pekín de Hao Jingfang, premiado con el Hugo en 2016 y tres relatos de Liu Cixin, también premiados con el Hugo 2015. Hay que decir que Liu Cixin es el primer premiado de habla no inglesa o no publicado originalmente en inglés, lo que habla mucho de las alturas de estos autores y el alcance que está logrando la ciencia ficción china.

La novela policíaca (antecedente directo de la novela negra), el relato fantástico y la ciencia ficción tienen un origen común. Mary Shelley escribió Frankenstein como un relato de terror, pero es la primera novela de ciencia ficción, de la misma manera que Los crimenes de la Rue Le Morgue o El escarabajo dorado son relatos de misterio a la vez que historias policiacas y tienen perfectamente elementos de ciencia ficción, de la misma manaera algunas de las historias de Liu Cixin comienzan como una investigación policiaca de una serie de desapariciones de científicos… La división en géneros tien más de nuestro afan por clasificarlo todo y una influencia claramente comercial, de manera que un relato de novela negra facilmente puede ser clasificado como de fantasía, o de ciencia ficción o…

En realidad esta reseña aparece aquí por que visité recientemente la Feria del Libro del Retiro en Madrid, me topé con Planetas invisibles de Ken Liu, lo leí, me impresionó y quise compartirlo con ustedes…

Así que les recomiendo ampliamente acometer este libro y ver la película de La tierra errante. Se llevarán una grata sorpresa con la ciencia ficción china y podrán entrever el enorme desarrollo científico-técnico que esta potencia está teniendo y que sin duda son la base del desarrollo del género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *