Luis Palomares, jugar con los colores

el-artefacto

Luis Palomares (Huaniqueo de Morales, 1932), expone una visión eminentemente personal, derivada de sus años de juventud, experiencia que es contada en un documental que acompaña la muestra en el Centro Cultural Clavijero y cuyo centro es la experimentación pictórica a través de cuerpos que “pintan” sobre el lienzo o la superficie y que en su momento, dice el artista, “nos pareció una locura”.

De esas “locuras” el pintor michoacano intenta recrear en su madurez la experiencia en acrílicos y óleos, un reflejo de lo que “no vio” el entonces joven artista, donde predomina la ausencia de la figura humana y si acaso algunos rasgos se adivinan en algunas de las piezas que se incluyen en “Imágenes oníricas. La reinvención de la forma”, título que conjunta estas visiones.

Mucho color es lo que sobresale en un proyecto que se antoja arriesgado cuando se pierde en cierto exceso y parece quedar solo en la intención del pintor. Según Juan García Chávez, quien hace la presentación de la obra de Palomares en uno de los textos que la acompañan, en “estas abstracciones” con siete juegos de colores, “asoman los rostros y los trazos geográficos”, aunque los propósitos se quedan tal vez en evocación o en el onirismo pleno.

En total, son 110 las piezas que se exponen y permanecerán a la vista del público hasta el mes de octubre.

Luis Palomares, “Imágenes oníricas. La reinvención de la forma”, exposición de óleos y acrílicos. Centro Cultural Clavijero, Sala 9, Nigromante 79, Centro Histórico. 10:00 a 18:00 horas. Acceso libre y gratuito. Público: Todo público.

Deja un comentario