Picardía con mensaje social, en 30 años de Bola Suriana

Luna Monroy

Una de las agrupaciones más importantes del folclor latinoamericano, Bola Suriana nace en diciembre de 1989, integrada por seis elementos que ejecutan más de 20 instrumentos propios de la música tradicional y que se caracterizan por conjugar en sus letras picardía, alegría e identidad desde el sur del rio Bravo hasta la Patagonia.

Sobre la música tradicional, la consideran una riqueza cultural “porque es parte de lo que somos,  de nuestra raíz, pero también de la diversidad; es importante que no se pierdan estos ritmos ante la globalización”, explicaría para el-artefacto Gumersindo Rolando López Monroy, “el Pollo”, miembro de la agrupación, momentos antes de iniciar un concierto ofrecido en el Auditorio de la Unidad Académica Cultural de la UNAM, Campus Morelia.

– ¿Quiénes componen la agrupación actualmente y qué instrumentos musicales diversifican en sus melodías?

“Somos seis los bolos: Alejandro Castro Lemus, Ildelario Ramírez Fuerte, José Alfredo Barrera Prospero, Juan Netzahualcóyotl Mejía Almonte, Cuauhtémoc Mejía Rodríguez y Gumersindo Rolando López Monroy, quienes interpretamos y ejecutamos instrumentos como el bajo, vigüela, guitarras, charango, cuatro venezolano, jarana jarocha, violines; cajón peruano, bongo, maracas, quijada de burro, tamborita de tierra caliente, zampoñas, quenas, flautas transversales, ocarinas entre otros”.

– ¿Qué planes tienen para celebrar su 30 aniversario? 

“En diciembre cumplimos 30 años. La idea es sacar un disco conmemorativo y dar muchos conciertos. Ahora estamos en la producción de un disco para niños, porque también celebramos 25 años de trabajo con pequeños, damos conciertos en las escuelas, así que estamos en la producción del material: Recuento para bolos y bolitos”.

-¿Han pasado muchos músicos por la Bola? 

“Ha habido pocos cambios desde hace casi 30 años, a comparación de otros grupos. Se han ido desde entonces cuatro integrantes y llegaron también cuatro, en realidad son pocos si tomamos en cuenta la permanencia del grupo en el gusto de la gente”.

– ¿Cuál es la estrategia de la agrupación para mantener a su público?

  “Nos ha gustado mucho el tener una pluralidad en cuanto a géneros musicales, que vayan desde el sur del rio Bravo hasta la Patagonia. Esta estrategia de diversidad de géneros es una forma infalible para acercar a la gente, sobre todo a los jóvenes. Lo que hacemos es  involucrarlos, pretendemos darle frescura. En muchos casos hacemos canciones de contenido social para que se identifiquen y manejamos mucho la picardía, esa de doble filo”.

– ¿Cómo seleccionan sus piezas musicales?

“Parte de la propuesta es hacer música propia con un estilo tradicional, hemos tenido dos grandes compositores José Alfredo Barrera Prospero y José Luis López Pedraza, y por otra parte tocamos algo de canto nuevo, música de protesta de otros años e interpretamos otros autores que consideramos se ajustan a nuestro espíritu”.

El público opina:

“Un concierto padrísimo. No es la primera vez que venimos. Nos gusta escucharlos. Hay que aprovechar estos espacios culturales para  disfrutar y valorar la música tradicional”  Fernando Alvarado, profesor de la ENES.

“A mí me fascina Bola suriana. Este concierto se me hizo maravilloso, presentaron cosas que yo no había escuchado con una versatilidad muy bonita. Es un grupo de lo mejor que hay en el estado y el país”. Rubén Larios, jefe del departamento de la Unidad de Vinculación UNAM, Campus Morelia.

“A mí me agradó mucho y más porque vengo con la familia. Para mí es importante venir a escuchar este tipo de música, para que mis hijos vayan aprendiendo cada día más”.  Claudia Pedraza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *