¡Shazam!: balance entre comedia y acción

Julio Alberti López Blanco

DC en la pantalla grande atraviesa un periodo de tinieblas, su reciente universo cinematográfico ha visto varios fracasos que le trajeron un futuro incierto y entre el que llega una película que redime a uno de los principales héroes de la editorial.

Dirigida por David F. Sandberg, estrenada en 2019, ¡Shazam! cuenta la historia de Billy Batson, un chico huérfano empeñado en encontrar a su madre, mientras tanto el Dr. Silvana ha conseguido el poder de los 7 pecados capitales, demonios que a través de un portador piensan desencadenar el caos en la Tierra. Para detener la hecatombe, el hechicero Shazam debe buscar a un campeón, un hombre digno, el cual encuentra en la figura de Billy Batson.

El filme comienza de manera cómica, al mostrar un adolescente irresponsable al conseguir superpoderes, sin embargo Billy Batson madura al darse cuenta que su don tiene un propósito, que carga con una responsabilidad.

Muchos filmes de superhéroes actuales fallan al forzar la comedia, pero en este se integra como parte fundamental de la historia, con personajes secundarios con los que llegas a empatizar y que no están destinados al fondo, sobre todo el personaje de Freddy, hermanastro y amigo de Billy, el cual es un reflejo de un adolescente que quiere ser un superhéroe y que esta relegado al chico raro.

Dr. Silvana es un villano motivado por la envidia, el poder y el odio, en el que destacan sus poderes, los siete demonios que representan los pecados capitales, con un diseño y atmosfera lúgubre que le dan tonos oscuros al filme. Sin embargo sufre el síndrome de tratarlo como un obstáculo para el protagonista, que una vez superado es desechado.

Película entretenida, con un buen mensaje acerca de la madurez.

Deja un comentario