Una película en el Jeudi

el-artefacto

Entrar al Jeudi es una experiencia imperdible dentro de la ruta cultural de la ciudad, puedes encontrar desde una presentación de música, teatro, danza, hasta buen cine.

Las proyecciones se realizan en el tercer piso, el costo por boleto es de 20 pesos y se adquiere al lado de la barra donde también puedes comprar palomitas de maíz, cerveza, caguama o tu litro de pulque al presentar tu IFE, todo a precios accesibles que oscilan entre 20 y 60 pesos.

Siguiendo el pasillo tras una cortina negra se entra a la sala a través de una pesada puerta de metal, donde una tira de luces rojas te ubica para llegar a los asientos que son básicamente sillas y butacas rojas sobre tarimas de madera escalonadas.

El sonido de la calle es imperceptible ya que la sala está cubierta de cartones de huevo que aíslan el sonido y crean una atmósfera apropiada. Los presentes reaccionan a la película entre risas o conmovidos, las personas llegan en parejas, grupos o en solitario.

La oscuridad es suficiente para concentrarse en la película, los asientos pueden fastidiar un poco pero se compensa con el buen sonido, una proyección nítida y la posibilidad de entrar con una cerveza helada, que en el cine comercial es prácticamente imposible.

La cartelera con que cuentan tiene funciones de lunes a jueves cada mes, los horarios son generalmente a las 19:00 o 20:00 horas y ofrecen una variedad de géneros como: documentales, películas clásicas, cine independiente y cortometraje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *